La foto a dado vuelta al mundo, el tobillo de Messi sangrando, y el jugando, jugando como el sabe, como todos queríamos, como los dioses.

Es imposible que no se hagan analogías y comparaciones, demasiado orgullosos somos los argentinos (porque sabemos que tenemos de que enorgullecernos). Es imposible no recordar el tobillo de Maradona super inflamado, igual que su corazón, y él como si nada, con dolor pero con la determinación de ganar y darlo todo.

¿Y las atajadas del Dibu?… GIGANTE … ¿Quién no se acordó del Goico? ETERNO.
Cuando vimos ese tobillo sangrando anoche, la imagen de Maradona fue un flash en millones de mentes.

Quizás, la sangre en el tobillo de Messi, no sea sangre… quizás sea tinta para escribir una nueva historia de gloria en las paginas del futbol ARGENTINO, y en el corazón de millones de los nuestros.

Por Mariano Molina – tel. 2613832487 – Lavalle Mendoza

Dejá tu comentario