Según el estudio de Christian D. Klose del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty, de la Universidad de Columbia, en Nueva York, publicado por National Geographic esto es muy probable. Y afirma que el terremoto más dañino en la historia de Australia fue a causa de actividad humana.

El temblor de 5.6 grados de magnitud que golpeó Newcastle, en Nueva Gales del Sur, el 28 de diciembre de 1989, dejó un saldo de 13 muertos y 160 heridos, y costó 3.5 billones de dólares en daños. El temblor fue ocasionado por cambios en las fuerzas tectónicas causados por 200 años de minería de carbón, según el estudio de Christian D. Klose del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty, de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

El temblor no fue tan poderoso, pero generalmente no se considera Australia como un lugar con actividad sísmica. Por esto los edificios de la ciudad no estaban diseñados para soportar un movimiento telúrico de esa magnitud, explicó Klose. Además, agregó que el daño monetario causado por el terremoto excedió el valor total del carbón extraído de esa zona. Klose presentó sus hallazgos el mes pasado en una junta de la Unión Americana de Geofísica en San Francisco, California.

La extracción de millones de toneladas de carbón en la zona provocó mucho del estrés que desencadenó el temblor de Newcastle, dijo Klose. Pero fue más significativo el bombeo de agua del subsuelo que evitaba la inundación de las minas. Por cada tonelada de carbón, se extraía 4.3 veces más agua, apuntó Klose y agregó que otras operaciones mineras a veces requieren que se extraiga hasta 150 toneladas de agua por cada tonelada de carbón producida. Y esto es sólo una parte, dijo.

TEMBLORES CAUSADOS POR HUMANOS, EL EJEMPLO DEL CARBÓN

La minería de carbón no es la única actividad humana que puede desencadenar terremotos. Klose ha identificado más de 200 temblores causados por humanos, la mayoría en los últimos 60 años. Eran muy raros antes de la Segunda Guerra Mundial, señaló. La mayoría eran causados por minería, pero casi un tercio fue debido a la obtención de reservas. La producción de gas y petróleo también puede desencadenar terremotos, agregó.

Tres de los terremotos causados por humanos más grandes de todos los tiempos ocurrieron en el yacimiento de gas natural Gazli, en Uzbekistán, entre 1976 y 1984, señaló. Cada uno tuvo una magnitud mayor a 6.8 grados. El mayor, de 7.3 grados.

Los terremotos ocasionados por humanos son particularmente peligrosos, dijo Klose, si suceden en áreas sísmicamente inactivas. En parte porque las personas no están preparadas, pero también porque, ??las regiones naturalmente inactivas son muy sensibles porque el estrés se ha acumulado por largos periodos de tiempo??, explicó.

La presentación de Klose atrajo una considerable atención por parte de los geofísicos reunidos, quienes se preguntaron si hay forma de reducir el riesgo al alterar las prácticas mineras.

Una solución sería encontrar una forma que no reduzca el agua en la mina, formuló Klose. Pero hasta donde él sabe, los ingenieros mineros no analizan esta posibilidad porque desconocen los riesgos sísmicos.

El peligro también es relevante en las propuestas para remover dióxido de carbono al inyectarlo en formaciones geológicas subterráneas profundas, donde el gas no puede escapar y contribuir al calentamiento global. Eso también altera el nivel de estrés en la corteza, dijo Klose, y agregó que el riesgo sísmico debe ser tomado en cuenta al planear las ubicaciones de tales instalaciones. Básicamente, recomendó, no instalen los depósitos inyectados cerca de las ciudades grandes. La investigación también podría ejercer un impacto en las primas de seguros de temblores, expresó André Unger, de la Universidad de Waterloo, en Ontario.

El método preciso para calcular las primas es un secreto bien guardado, pero parece estar basado en la historia del riesgo sísmico de una región: una metodología puramente estadística, explicó.

LATINOAMERICA MEGAMINERA

Por su parte, y ya en Latinoamérica una de las zonas más activas en cuanto a enormes proyectos mineros, la REVISTA DEL INSTITUTO DE INVESTIGACION DE LA FACULTAD DE INGENIERIA GEOLOGICA, MINERA, METALURGICA Y GEOGRAFICA de la UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS, de la Republica de PERU, presento un trabajo titulado: “Los grandes desastres medioambientales producidos por la actividad minero-metalúrgica a nivel mundial: causas y consecuencias ecológicas y sociales” cuyos autores son Roberto Rodríguez del Instituto Geológico y Minero de España, Luciano Oldecop de la Universidad Nacional de San Juan, Rogelio Linares de la Universidad Autónoma de Barcelona, Victoria Salvadó de la Universidad de Girona, España.

“El trabajo presentado tiene como objetivo analizar las principales causas de los grandes desastres medioambientales provocados por las actividades minero-metalúrgicas a nivel mundial. Para la realización del mismo se han analizado 363 casos, que incluyen los incidentes y desastres medioambientales más significativos del sector, recogidos en diferentes bases de datos, informes y publicaciones. Entre las principales causas de estos desastres hay que señalar: 1) la falta o incorrecto estudio de impacto ambiental (EIA), 2) el fallo de las estructuras de almacenamiento de residuos (instalaciones, presas, escombreras y pilas de lixiviación, etc.), 3) la no aplicación de las mejores técnicas disponibles (BAT) en las explotaciones mineras, 4) errores en el diseño de las instalaciones, 5) el no uso de las medidas de protección adecuadas en función de los riesgos existentes. La magnitud de estos desastres se ha visto incrementada por varias razones: el comportamiento negligente de las empresas y administraciones, la existencia de poblaciones cercanas, la singularidad y fragilidad ecológica del área de ubicación de las explotaciones mineras, la no existencia en muchos casos de los planes e instalaciones de emergencia, la falta de un plan de ordenación del territorio y la dilatada actividad minera en un área concreta. Todo ello ha dado lugar a que la Unión Europea obligue a todos los sectores productivos a elaborar el documento de las mejores técnicas disponibles (BAT), con vista a reducir estas catástrofes y sus efectos medioambientales.”

Desde el gobierno de San Juan aún no se realiza ningún comunicado sobre los efectos de este gran sismo sobre los diques de cola de las empresas multinacionales mineras que salpican toda la cordillera sanjuanina y chilena, repletos de desechos tóxicos como el peligroso Cianuro. De haber daños, la contaminación podría extenderse hasta Lavalle por el río San Juan.

Por Mariano Molina

Dejá tu comentario