Ayer a media mañana los kinesiólogos y fisioterapeutas de Mendoza se movilizaron por segunda vez en pocas semanas para tratar de mejorar su calidad de trabajo y vida, ya que están en una situación de injusticia, viviendo en la mayoría de los casos una verdadera tercerización de su trabajo.

Hace 20 días el llamado Grupo Unido de Kinesiólogos Autoconvocados de Mendoza (abreviare como GUKAM) integrado por profesionales de kinesiología y fisioterapia se movilizo a la Casa de Gobierno y le entrego un petitorio al Gobernador de Mendoza.

La movilización de ayer, se concentro al medio día en la Superintendencia de Salud donde se apoyo la lucha de la gente de discapacidad. Ahí estuve hablando con Sebastián Follis Kinesiólogo y uno de los integrantes de GUKAM quien con claridad me describió el motivo de la manifestación.

PD: Sebastián, ¿Cuál es el reclamo que están realizando?

SF: Hola, mira, el reclamo principal es el aumento de salario, que significaría el aumento en el valor de la sesión de kinesiología, hoy las empresas privadas, las obras sociales y Estado pagan $250 cada sesión, cuando por lo menos debería pagarse $500. Además, los kinesiólogos que trabajamos para instituciones estamos cobrando por hora de sesión entre $180 y $200, cuando debería ser $300/350 como mínimo, esto se da en un contexto de recarga de trabajo sobre cada profesional.

También estamos solicitando que el destino de los Aportes Previsionales sea optativo, hoy se nos obliga a aportar a la Caja de la Salud, y nosotros planteamos que debemos poder elegir si nuestros aportes van a la Caja de la Salud o a Anses.

PD: ¿Esto es una tercerización encubierta?

SF: Los kinesiólogos/as, la mayoría somos monotributistas, muchos son empleados del estado, pero en su mayoría somos monotributistas, o sea “privados”. Sin embargo, la inmensa mayoría trabaja para las Obras Sociales como OSEP y PAMI.

El estado a través de OSEP y PAMI (por ejemplo) establece el valor que se le paga a un profesional por una sesión de una hora. Las Obras Sociales contratan a su vez a otras empresas privadas de internación que son las que finalmente nos pagan a los profesionales.

La cadena es: ESTADO – OBRAS SOCIALES – EMPRESAS PRIVADAS – Profesionales. Cuando los kinesiólogos le manifiestan sus necesidades a quienes les pagan (Empresas Privadas u Obras Sociales) la respuesta es que el valor de la hora viene impuesto de más arriba.

La manifestación de ayer comenzó en OSEP central, y luego se dirigió a la Superintendencia de Salud en solidaridad con la gente de Discapasidad.

PD: Sebastián, ¿porque ahora están en la Superintendencia de Salud?

SF: Acá estamos en apoyo a los trabajadores de Discapacidad ya que el Nomenclador de Discapacidad que es lo que regula todos los importes en el Área Discapacidad está inactivo hace mucho tiempo, no se ha realizado una actualización del mismo. Esto también nos afecta.

El Colegio de Kinesiologos y Fisioterapeutas de Mendoza (COKIMEN) apoya la solicitud de estos profesionales e indica que el importe justo para el valor de la hora de sesión debería ser de entre $1200 y $1400.

Para la gente de GUKAM debería haber un valor mínimo de referencia mucho mayor al actual y luego que las empresas decidan si pagan eso o más.

A continuación, publico el petitorio entregado al Gobernador de Mendoza Rodolfo Suarez:

SEÑOR GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE MENDOZA Dr. Rodolfo SUÁREZ

Por medio de la presente queremos manifestarle nuestra gran preocupación por diversas situaciones que afectan a la mayoría de los Kinesiólogos y Fisioterapeutas de la Provincia de Mendoza, circunstancias que impiden el logro de nuestro tan anhelado objetivo de “Jerarquizar la Profesión”.

Algunos de los puntos en cuestión se encuentran al alcance de las competencias del Sr. Gobernador de la Provincia, como puede ser la presentación en la Legislatura de la Provincia de una Ley que disuelva la Caja de la Salud, o en su defecto, que la declare optativa; también con relación a la OSEP, obra social que solicitamos que negocie y celebre convenio de prestaciones de carácter general con nuestro Colegio Profesional de Kinesiólogos y Fisioterapeutas de la Provincia de Mendoza.

Otros de los puntos en cuestión exceden las competencias del Sr. Gobernador de la Provincia, no obstante, apelamos a Ud. en su carácter de máxima autoridad política de la Provincia, a fin que efectúe gestiones de buenos oficios con quienes nos perjudican.

Pasamos a enumerar brevemente algunos de los puntos más urgentes:

  • Empresas de Atención Domiciliaria: son muchas las irregularidades que éstas presentan a la hora de la contratación de nuestros servicios, por ejemplo:
  • Ausencia de contratos laborales cuando toman a un profesional kinesiólogo, el que no obstante ser dependiente de las empresas de atención domiciliaria, es obligado a facturar como si estuviera ejerciendo la profesión de manera independiente
  • Los honorarios por las prestaciones de servicios son por importes notoriamente exiguos ($175, $230, $260)
  • Dichos honorarios son abonados, en muchos casos, con demoras de un mínimo de 60-90 días, viéndose aún más reducido el ingreso de los profesionales, considerando la inflación creciente mes a mes en el país
  • En esta situación de pandemia, muchas empresas no proveen al profesional de equipos de protección personal adecuados
  • No se distinguen valores diferenciados por diagnóstico, tratamiento o distancia
  • Obras sociales: fijan arbitrariamente montos paupérrimos como honorarios por sesión de Kinesiología (tan terribles como $75 por sesión por parte de OSEP, por ejemplo), que además son abonadas en el tiempo y forma que dichas empresas determinan.
  • Trabajo en consultorios y centros médicos privados: es necesario evaluar posibilidades para regular los honorarios de los profesionales que prestan servicios en dichas empresas, así como su condición laboral precaria (en la mayoría de los casos trabajando en situaciones de simulación de “prestación de servicios”). Evaluar posibilidad de generar normativas que regulen cantidad de pacientes máximos que puede haber por kinesiólogo, así como condiciones de equipamientos de las mismas, para que dejen de ir en detrimento de la calidad de atención.
  • Caja de la Salud: es una institución inútil, ya que existe la ANSES; y perjudicial, ya que exige aportes jubilatorios carísimos; además de lo cual, justamente cuando más se la necesitó, que fue en el contexto de esta pandemia, la Caja no otorgó sumas de dinero no reintegrables a sus sometidos profesionales de la salud.

Nuestro objetivo es hacer valer nuestros derechos, mejorar las condiciones de trabajo, y lograr percibir una remuneración digna.

Nuestros pedidos están fundamentados en razones de público conocimiento: la inflación, el aumento en los servicios, aportes previsionales, y aumentos en el costo de vida en general, entre otros.

De lo aquí expuesto, claramente se advierte la urgente necesidad de actualizar los valores, por lo tanto es imperiosa la adecuación a la situación económica y social actual; y la también urgente necesidad de terminar con expoliaciones como la de la Caja de la Salud.

Por lo tanto, solicitamos a nuestro Colegio, institución que representa a todos los colegiados de la provincia, que tenga a bien respaldar nuestro petitorio ante las empresas de internación domiciliaria, obras sociales y Ministerio de Salud, y que nos proporcionen asesoramiento legal para poder iniciar las pertinentes acciones legales con la que se imponga un freno a éstas empresas que, aprovechándose de la necesidad de trabajo, abusan de los colegiados.

A la espera de una respuesta favorable a nuestro pedido, que nos permita a la brevedad posible la recomposición solicitada, ponemos a disposición a nuestro colegio profesional de kinesiólogos como nexo para concurrir a una reunión, sin otro particular, saludamos atte.

Por Mariano Molina

Dejá tu comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí