El asesinato de un vecino en el distrito de El Vergel pone sobre la mesa la cruda realidad de la seguridad en Lavalle. No hay seguridad, hay miedo, desinversión, obstáculos, delincuentes, y un pueblo a merced de los mismos.

Las “iniciativas” del gobierno departamental han sido inútiles, las gestiones son demasiado lentas, y la delincuencia esta más que asentada en Lavalle. Mezclados entre familias trabajadoras en situación de pobreza, los delincuentes encontraron en Lavalle un lugar fértil para esconderse, conseguir aliados y delinquir.

Las acciones del gobierno provincial son nulas, la desinversión es real. La policía de Lavalle esta al final de la lista de prioridades del Ministerio de Seguridad. Faltan insumos de todo tipo, y personal policial.

Esto se suma al hecho de que los vecinos de Lavalle no denuncian todos los hechos, el sistema de denuncia se ha vuelto un fastidio, y acompañado de una justicia garantista que muchas veces protege más al delincuente que al pueblo, logró que para para muchos vecinos denunciar sea una pérdida de tiempo. El Ministerio de Seguridad destina recursos de acuerdo a las estadísticas delictuales de cada zona, por eso denunciar es tan importante.

Las reuniones entre el Gobierno Provincial, el Municipio de Lavalle y la Policía han sido varias, pero sus resultados no han sido los esperados. En una de ellas se decidió la colocación de urnas para que la gente introduzca sus denuncias, en otras se habló de la instalación de más cámaras. Las cámaras no llegan… y las urnas son un parche para decir estamos haciendo algo.

También se responsabiliza a la política, “somos un departamento gobernado por el peronismo, y el gobierno provincial es radical, por eso no llegan recursos”… para algunos es una explicación, pero no puede ser una excusa.
El sectarismo de los espacios políticos gobernantes juega a favor de los delincuentes, no escuchan ideas nuevas, no intentan aplicar nuevas alternativas. Desde 2018, quien suscribe esta nota, advierte el agravamiento de la situación de inseguridad en Lavalle.

Ese año, el Frente Patriota, presentó el Proyecto Restaurar la Tranquilidad en el HCD de Lavalle, en la Legislatura Provincial donde tiene expediente N°78212. Dicho proyecto pide que intervengan en la seguridad de Lavalle 100 efectivos de Gendarmería, de esa manera concentrar a la Policía Provincial en las zonas urbanas comerciales más importantes Villa Tulumaya y Costa de Araujo logrando mayor presencia, y las zonas rurales que sean custodiadas por Gendarmería.

Los diputados Gustavo Majstruk y Jorge Difonso le dieron su visto bueno a la iniciativa. Este proyecto también está en conocimiento del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Mendoza, con quienes hubo reuniones informativas sobre el proyecto, puntualmente con la presidenta de Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad de Mendoza.

Pero mientras la rosca sigue, los delincuentes siguen haciendo de las suyas, los vecinos siguen con miedo. Hay zonas absolutamente desprotegidas, Las Violetas, El Vergel, La Pega, Tres de Mayo, Jocolí Viejo, Jocolí, Costa de Araujo son las zonas calientes de la inseguridad en Lavalle.
Para colmo, la policía se siente atada de manos, y muchas veces con miedo a actuar por las posibles consecuencias que pueda tener. Los efectivos que andan en la calle, y los comisarios deben ser más escuchados.


Por Mariano Molina Lavalle Mendoza Tel 2613832487

Dejá tu comentario