Reflexionando sobre los perfiles de población que agrupa la sociedad lavallina, los cuales realmente resultan ser muy diversos, me gustaría compartir algunas reflexiones que tienen que ver con una serie de supuestos o mitos naturalizados sobre los que en realidad existen muchos hechos que los refutan:
1) « El sucesor será algún funcionario del equipo de gabinete municipal. La persona con quien “el Roberto” se saque la foto, esa será el próximo intendente”
Argumento/reflexión que lo refuta: Ya se instala discursivamente, como algo inevitable, que tal o cual va a ser el próximo jefe o intendente. Mucho se habla del sucesor, dando por sentado que quien se propone ya es el sucesor, ya es el próximo intendente. Aquí se anticipa de manera persuasiva y se da por hecho un resultado que aún es incierto. La próxima intendencia la desempeñará quién elija el pueblo lavallino y aún no se ha emitido el voto en urnas. Hay que esperar a que la sociedad lavallina elija, antes de confirmar a tal o cual persona y dar por sentado quién será la sucesión! Por otro lado, en el entorno de R, ¿hay alguien que realmente tenga el mismo peso, el mismo carisma, el mismo peso que él? En absoluto. Y en ocasiones todo lo contrario porque con frecuencia se escucha decir que “el problema es el entorno de Roberto”.

2) « La esencia del « buen candidato » es ser « buena persona »
Argumento/reflexión que lo refuta: Ser buena persona no habilita por sí mismo a ocupar un cargo de conducción de jerarquía. Hay muchas buenas personas en Lavalle; ser buena persona no alcanza en absoluto para desempeñar un cargo de semejante responsabilidad como es la intendencia y otro cargo legislativo de mayor jerarquía en contexto provincial/nacional. Además de ser buena persona, es necesario estar preparado, tener capacidad y competencia profesional. Es necesario tener la capacidad suficiente para comunicar con claridad y definición conceptual cómo se quiere desarrollar el departamento; es necesario tener preparación para interactuar y estar a la altura de referentes gubernamentales de distinta escala y de instituciones en general (educativas, privadas, no gubernamentales).

3) « Ser director de área te habilita de manera exclusiva a candidatearse a intendente: «tengo experiencia en área de gestión municipal y eso me habilita por sí mismo a ser sucesor de intendente » .
Argumento/reflexión que lo refuta: Los mismos que se autoperpetúan en los cargos de gestión dentro de mecanismos completamente arbitrarios (los cargos de gestión no se concursan; las personas que los ocupan se designan a dedo) aducen a la antigüedad en ese mismo lugar para legitimar la propuesta de candidatura. ¿Acaso es normal, es ético que los recursos humanos de un equipo de gestión sean los mismos década tras década cuando no son concursados y se designan a dedo? ¿Con qué criterios se seleccionan a las personas para ocupar cargos de gestión y armar el equipo de gobierno? ¿Van a seguir gobernando Lavalle los mismos eternamente? No es normal ni es ético que las personas se autoperpetúen en los cargos de gestión sin reglas de concurso y evaluación.

4) « Para ser intendente tenés que ser nacido en el departamento».
Argumentos/reflexiones que lo refutan: No existe ninguna disposición legal que defina como requisito de candidatura haber nacido en el lugar. Más aún hay mucha gente nacida en el lugar que no conoce su historia, ni valora el territorio y su gente y que no tiene sentido de pertenencia. Lo importante es tener sentido de pertenencia más allá de si se nació o no en el lugar; lo fundamental es conocer, cuidar, querer y estar involucrado con compromiso en el lugar donde se trabaja y se proyecta gobernar.
Con este criterio de «nacimiento» los únicos que estarían legitimados para gobernar Lavalle serían los Huarpes; el resto de la población es hija de inmigrantes extranjeros, no nacidos en el lugar.

5) “La fuerza de un espacio político se mide por la cantidad de gente que se reúne en un evento político”
Argumento/reflexión que lo refuta: Las elecciones no se ganan con la militancia. Se puede reunir un número cuantioso de militantes en un evento pero las elecciones se ganan con el voto popular, con el voto de la ciudadanía toda, la cual, en su mayoría, no es “militante” ni participa de los eventos políticos. Por ende es erróneo medir la potencialidad de gobernabilidad de un espacio político desde la cuantificación de la “militancia” o de la participación en un evento político.

Me parece sumamente importante remover estos supuestos naturalizados porque de alguna manera si no los discutimos, se sigue en el camino de persuadir y manipular la opinión pública. Me parece más importante aún que promovamos el pensamiento crítico en Lavalle.

Dra Leticia Katzer
Precandidata a intendenta de Lavalle 2023

Dejá tu comentario