La profesora española Teresa de Gea expresa: Considerando que no es posible concebir la historia de la humanidad ni sus avances tecnológicos sin la presencia y la ayuda de los animales y que la convivencia de las especies animales y la humana han venido ligadas, la pregunta esencial es en qué momento se regula tal relación mediante normas o preceptos. Durante mucho tiempo los animales han sido considerados “cosas”, patrimonio de un humano, seres sin sentimientos, sin alma, sin capacidad de sentir dolor y por consiguiente no han sido merecedores de derechos.

Según Isidro H Cisneros en su libro “Formas modernas de intolerancia, de la discriminación al genocidio” la protección a los animales fue en un primer momento de tipo religioso y posteriormente de tipo científico-filosófico.

A través de los siglos la sociedad ha evolucionado y ha tomando conciencia de los derechos de los animales con quienes comparte el planeta. Un momento exacto del surgimiento del derecho animal no existe, pero ha ido conexo al paso a la modernidad, con la irrupción de los Derechos Fundamentales, al movimiento de liberación animal y al movimiento ecologista.

Sin embargo, podemos marcar como el inicio de toda la legislación mundial sobre el derecho animal, la ejecutada en la década del 30 por el gobierno dirigido por Adolf Hitler en Alemania.

La protección de los animales durante el régimen hitleriano es también parte de una historia, el nacionalsocialismo creó la legislación más elaborada en materia de protección animal en toda la historia.

En 1933 Hitler anunciaba que en el nuevo Reich no se permitiría de ninguna manera la crueldad hacia los animales, marcando el inicio del proteccionismo animal en Alemania. Los Nazis fueron los primeros en legislar contra la vivisección, contra la caza y a favor del bienestar animal.

Las leyes nacionalsocialistas se elaboraron en los tres primeros años del régimen. La primera es de 1933 y se denomina Ley de Protección de los Animales. Un año después se aprueba la Ley del Reich de la Caza y en 1935 entra en vigor la Ley de Protección de la Naturaleza, que entre otros tópicos creo una legislación especial para transportar animales en automóviles, describió la manera menos dolorosa de herrar a los caballos y buscó hacer menos cruel la forma de cocinar unas langostas evitando que se cocieran vivas. Pero hay más, el gobierno de Adolf Hitler sería el primero en la historia de la humanidad en prohibir la práctica de la vivisección.

Los temas de la naturaleza tenían gran importancia dentro del partido nacional socialista. Muchos de sus principales dirigentes eran vegetarianos. Las leyes actuales de bienestar animal y ecología en Alemania y otros países son variaciones de las leyes introducidas por los nazis. La tierra madre, sus bosques, ríos, flora y fauna, debían ser preservados para salvar el refugio y sostén del pueblo, lo que era un deber ineludible.

Los altos mandos del partido nacionalsocialista alemán eran ambientalistas y protectores de la naturaleza. Es de conocimiento público que Hitler amaba a su perra Blondi. Además -según sus biógrafos- no admitía que se fumara en su presencia, y cuando compartía la mesa con personas que comían carne, les describía con lujo de detalle los horrores del matadero. De hecho, él mismo declaró que “En el nuevo Reich no debe haber cabida para la crueldad con los animales. Por su parte, el respeto a los animales está dado no por su visión utilitarista desde el ser humano, sino por su valor intrínseco“.

Fuentes: Abogacia.es / Bio.Bio.Press

Por Mariano Molina

Dejá tu comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí