Ayer en horas de la mañana se confirmo el título de esta nota. Curallanca es Eterno, miles de personas unieron voluntades para homenajearlo a lo grande y como él se merece.

Este domingo pasado, arranco el Ciclismo en Mendoza, y la competencia lleva el nombre de Don Curallanca, uno de los más importantes dirigentes y promotores del Ciclismo cuyano, reconocido en toda la zona y en todo el país.

Todo el Ciclismo de Mendoza se unió para darle la venia a Don Curallanca y su Familia. La Admiración, Gratitud y Amor rodaron por las rutas mendocinas y las calles lavallinas recordándolo, haciéndolo presente, porque cada vez que se forme un pelotón en una ruta, ¡ahí estará Curallanca!

Las imágenes hablan por si solas, desde la organización de la competencia ciclística mendocina pactaron con la familia que se haría la apertura de ruta con una pasada por la puerta de la casa de Don Curallanca donde familiares y amigos se reunieron para vivir ese inolvidable momento.

Desde todos lados, los ciclistas y sus familias se sumaron en esta jornada, que tuvo su momento en Villa Vicencio también. Todos tenían algo en común, una palabra rodaba en sus mentes y corazones… Curallanca.

La Familia Curallanca, agradece infinitamente por este homenaje a todos los organizadores del evento, a todos los ciclistas que participaron y sus familias, y a todo el pueblo de Lavalle que desde sus veredas se sumo con su saludo al paso del pelotón.

Ayer, una famosa frase dejo de ser una idea o un deseo, para convertirse en algo real, visible, vivible y palpable… “Lo que hacemos en vida, tiene eco en la eternidad”.

Por Mariano Molina

Dejá tu comentario