Dos menores lavallinas con domicilio en Costa de Araujo, fueron víctimas de abuso sexual, en enero de 2020 se hizo la primer denuncia.

Luego de presentada la denuncia, a los denunciantes se les dijo que se la menor seria tratada en cámara Gesel, sin embargo, aun en la actualidad están esperando que la convoquen. Tampoco ha tenido tratamiento psicológico luego del aberrante ataque sufrido.

A los 15 días de puesta la denuncia, el individuo señalado como el autor del hecho se comunica telefónicamente con la madrastra de la victima y la amenaza de muerte, asegurando que las denunciantes lo estaban calumniando.

La primer victima del violador, fue abusada desde los 9 años bajo amenazas, hoy está por cumplir 18 años.

En Septiembre del 2020, la hija de 9 años de la denunciante le confiesa en casa de un familiar que ella también estaba siendo victima de abuso por la misma basura. Otra vez, las amenazas eran constantes.

La segunda víctima de este malparido, tampoco fue llamada a cámara Gesel. Desde la justicia la investigación se trabo porque no encontraban los papeles de la misma.

El 30 de octubre pasado el acusado de las dos violaciones estuvo detenido y fue liberado. Hoy está con pedido de captura. Tenemos la identidad del mismo, pero no podemos publicarla por cuestiones legales.

Ayer la familia de las víctimas y allegados se manifestaron en el Poder Judicial para pedir respuestas, que es el lugar que desde la Fiscalía con sede en Lavalle les indicaron que corresponde que se las den. Cuando llegaron les dijeron que los fiscales están de feria, les comunicaron que la causa está en proceso (hace un año), no habían determinado que las dos denuncias son sobre la misma basura (el acusado) no lo sabían después de un año, fue la familia la que se los informo ayer. Para la familia es una burla.

El mes próximo se desarrollarán nuevas acciones en busca de justicia.

Mientras tanto los violadores andan como si nada por Lavalle, no nos olvidemos que las dos violaciones ocurridas a fines de 2019 en el distrito de El Vergel aún continúan impunes.

Por Mariano Molina

Dejá tu comentario